¡Las gafas de sol también son para el invierno!

On 22 noviembre, 2013 by CJP

Está claro que en verano nadie duda en poner especial atención en el cuidado de sus ojos, usando para ello, sobre todo, gafas de sol. Pero, ¿qué pasa con la llegada del frío? Por lo general olvidamos las gafas de sol y prestamos menos atención a nuestros ojos, aunque lo cierto es que existen problemas oculares ocasionados por el clima y las costumbres que adoptamos durante el “crudo” invierno. ¡Y es que parece ser que con la caída de las temperaturas creemos que el sol “se esconde” y es menos peligroso!

Pero nada más lejos de la realidad: en la estación más fría del año, el sol se sitúa a menor altura y a un ángulo diferente, lo que incrementa la exposición de nuestros ojos a los rayos UVA. Por eso debemos proteger nuestros ojos con gafas de sol, evitando así posibles lesiones oculares.

Gafas de sol en la nieve: SIEMPRE

Imprescindible usar gafas de sol en la nieve

Imprescindible usar gafas de sol en la nieve

Y si nuestra intención es pasar un divertido día en la nieve, proteger nuestros ojos ya se hace del todo imprescindible: los rayos de sol se reflejan en la nieve y podrían causarnos serias quemaduras en la cornea. Lo idóneo sería usar gafas de sol polarizadas, pero si nuestras visitas a la nieve son ocasionales y no tenemos gafas especiales, con usar unas gafas de sol homologadas nuestros ojos estarán bien protegidos. Estas recomendaciones son aplicables a las actividades de montaña, donde los niveles de radiación ultravioleta es mayor.

images

Cuidado con la sequedad

Pero no solo el sol supone un riesgo para nuestros ojos en los meses más fríos del año. Debido al aire, el viento y las bajas temperaturas, la sequedad es incluso un enemigo mayor que en verano. El ojo puede irritarse llegando a ser muy molesto, especialmente para aquellas personas que usen lentes de contacto, por lo que es necesario prestar más atención a la hidratación ocular en la estación invernal.

Humidificar los ojos es imprescindibles para evitar la sequedad

Humidificar los ojos es imprescindibles para evitar la sequedad

Otro motivo de sequedad es el uso de calefacción en espacios cerrados. Produce una sensación de quemazón en el ojo; picores o molestias, como si tuviéramos un “cuerpo extraño”. Esto puede derivar en el síndrome del ojo seco, cuyos síntomas incluyen dolor, visión borrosa, enrojecimiento o, incluso, lagrimeo excesivo, mecanismo con el que los ojos compensan esa falta de humedad. En la mayoría de los casos esto es tan solo una molestia, pero en ocasiones podría derivar en alguna infección, ¡así que ciudado! Para prevenirlo, lo mejor es mantener una temperatura ambiente óptima, contar con humidificadores y, si fuera necesario, usar lágrimas artificiales.
Comparte!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR